Salud del Hombre
Cuidando la salud del hombre

La disfunción eréctil puede ser síntoma de una alteración hormonal

07/09/2015

Para que se produzca la erección es imprescindible que un amplio conjunto de sistemas del organismo funcione correctamente. La función eréctil es un mecanismo complejo y depende de varios factores. Ante cualquier alteración de esta función, el médico especialista debe estudiar la causa de esa disfunción eréctil para poder así aconsejar el mejor tratamiento enfocado a cada paciente. 

La erección del pene es un mecanismo en el que participan estructuras vasculares, hormonales y nerviosas, además del importante papel que desempeñan los aspectos psicológicos o emocionales. La principal causa de la disfunción eréctil son los trastornos vasculares: enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos y dificultan que la sangre llegue al pene para ser capaz de producir la erección. Pero este no es el único motivo. Con un simple análisis de sangre podemos encontrar déficits de hormonas que pueden estar causando la dificultad en la erección. Cuando la que falta es la testosterona, el tratamiento con suplementos de esta hormona puede solucionar el problema de erección. En otras ocasiones, menos frecuentes, la alteración está en la prolactina, en las hormonas tiroideas o en las hormonas adrenales. Por esto es importante consultar al médico, que podrá estudiar el origen de la enfermedad y adaptar el tratamiento más adecuado para cada paciente. La testosterona, principal hormona sexual masculina, participa en multitud de funciones en el organismo. Se encarga de controlar la respuesta sexual, la actividad intelectual, la composición de los huesos, los músculos y la grasa corporal. Cuando bajan sus niveles pueden manifestarse síntomas, la mayoría de ellos muy generales. Por ejemplo, aparece debilidad muscular, cansancio, depresión, aumento de la masa grasa, osteoporosis, etc. El síntoma más frecuente es que baja el deseo sexual o libido. También se presenta con frecuencia disfunción eréctil. El síndrome de deficiencia de testosterona, que es como se llama a esta falta de hormona, es más frecuente al avanzar la edad. Los síntomas que hacen sospechar una bajada de testosterona son muy corrientes y se suelen asumir como efectos propios de la edad. No es usual que un varón consulte a su médico por agotamiento, obesidad o tristeza. Tampoco es habitual que acuda por falta de deseo sexual o dificultad para la erección. Sin embargo, estos síntomas pueden deberse a un déficit de testosterona. Es muy beneficioso diagnosticar este síndrome; por una parte, porque tiene tratamiento que soluciona los síntomas; por otra, porque las consecuencias de la falta de la testosterona a largo plazo pueden ser serias. Todo esto no debe hacer más que concienciar a los pacientes de la importancia de manifestar los síntomas de la esfera sexual, indagar en sus causas y buscar así el tratamiento más oportuno. Dra. Natalia Pérez Romero Médico Uróloga

L.ES.NPM.07.2015.0164

 

 

Compartir en redes sociales:

Archivada en:

Salud sexual

Etiquetada con:

hormonasDisfunción EréctilTestosteronaproblemas vasculares