Salud del Hombre
Cuidando la salud del hombre

Tengo un amigo que... tuvo un infarto y ahora tiene disfunción eréctil

15 de octubre de 2018

Un amigo cercano sufrió, hace ocho meses, un infarto de miocardio. Fue un buen susto, pero por suerte se recuperó de forma muy satisfactoria y pudo volver rápidamente a sus actividades normales. Eso sí, tuvo que hacer cambios en su estilo de vida por recomendación de los médicos. La cuestión es que, antes de sufrir el ataque cardíaco, él ya había tenido algún que otro gatillazo. Sin embargo, lo achacaba al estrés de aquellos meses y no le dio más importancia. El problema es que, desde hace unas semanas, ha intentado retomar las relaciones sexuales con su mujer y no ha podido conseguir una erección duradera. Él tiene 50 años y le preocupa que el infarto le haya provocado impotencia y que esto signifique que nunca más va a poder lograr una erección suficiente como para tener relaciones sexuales completas. ¿Puede el ataque al corazón haberle causado realmente la disfunción eréctil? De ser así, ¿hay alguna solución?

En efecto, los hombres que han sufrido un ataque cardíaco pueden presentar trastornos de erección debido a un problema vascular.1

Cabe tener en cuenta que un infarto de miocardio se produce cuando las arterias coronarias del corazón se obstruyen debido a la acumulación de una sustancia llamada placa y que se compone básicamente de colesterol y otras células.

Pero esta placa no solo puede encontrarse en estos vasos sanguíneos, sino también en las demás arterias del cuerpo.

De hecho, las arterias del pene son mucho más pequeñas que las coronarias, por lo que pueden verse afectadas antes. Cuando esto sucede, estos vasos sanguíneos se estrechan de manera que dificultan o impiden la erección.1

En ese sentido, no hay que olvidar que la disfunción eréctil puede ser síntoma de enfermedades del corazón. Es más, en ciertos casos, los problemas de erección pueden preceder a un evento cardiovascular como es el infarto de miocardio.1

Por este motivo, es importante insistir en que hay que acudir al médico cuando aparezcan dificultades para conseguir la erección o mantenerla el tiempo suficiente.

En caso de que se haya sufrido un infarto o ataque al corazón, lo primero que se deberá hacer es evaluar si existen otros factores de riesgo cardiovascular como pueden ser la presión arterial alta, el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad o la diabetes. De ser así, el especialista determinará qué tratamientos y cambios en el estilo de vida deberán seguirse para intentar controlarlos y poder estabilizar la función cardíaca y vascular.1,2

Entre las recomendaciones, puede estar el interrumpir temporalmente la actividad sexual, ya que esta podría desencadenar una nuevo infarto. Por este motivo, no se deben reiniciar las relaciones íntimas por cuenta propia, sin consultarlo antes con el médico especialista.2,3

Una vez los factores de riesgo estén bajo control, el doctor podrá valorar si se puede retomar la vida sexual con seguridad e incluso la posibilidad de recibir tratamiento para la disfunción eréctil, en caso de que hayan aparecido trastornos de erección.3

De este modo, sí existen soluciones para aquellos hombres que han sufrido un ataque al corazón y presentan alteraciones en su función eréctil. No obstante, siempre deben iniciarse bajo supervisión médica.

1. Montorsi P, Ravagnani PM, Galli S, et al. association between erectile dysfunction and coronary artery disease: a case report study. J Sex Med 2005;2:575–82.
2. Danaei G, et al. The preventable causes of death in the United States: comparative risk assessment of dietary, lifestyle, and metabolic risk factors. PLoS Med. 2009; 6: e1000058.
3. Wespes E, Amar I, Eardley F, et al. Guía clínica sobre la disfunción sexual masculina: disfunción eréctil y eyaculación precoz. European Association of Urology. 2010. Disponible el 29/07/2018 en: https://www.aeu.es/UserFiles/files/12-GUIA%20CLINICA%20DISFUN%20SEXUAL%20MASCULINA.pdf

L.ES.MKT.10.2018.5232

Compartir en redes sociales:

Archivada en:

Tengo un amigo que...

Etiquetada con:

CorazónEnfermedad cardíacaDisfunción Eréctil