Salud del Hombre
Cuidando la salud del hombre

Disfunción eréctil después de un infarto de miocardio

03/12/2014

Manuel tiene 50 años y acude a la consulta de su médico de atención primaria, acompañado por su mujer, para recibir los resultados de su última revisión cardiológica, ya que hace 8 meses sufrió un infarto de miocardio.

Ahora está recibiendo tratamiento para bajar los niveles de colesterol y controlar su tensión. La prueba de esfuerzo que le ha realizado el cardiólogo para valorar su capacidad funcional cardiaca ha sido normal.

La mujer comenta tímidamente que desde el infarto de miocardio se han agravado los problemas de erección que presentaba su marido y, además, ambos tienen miedo a desencadenar un infarto con las relaciones sexuales.

Los pacientes que han sufrido un infarto, en muchos casos, presentan trastornos de erección debido a un problema vascular, ya que, al  igual que en un infarto se obstruyen las arterias coronarias del corazón, en el caso del pene las arterias son mucho más pequeñas que las coronarias y pueden verse afectadas antes. Por eso, hablamos de la disfunción eréctil como síntoma centinela, predecesora en muchos casos de otros eventos cardiovasculares.

Ante un paciente con disfunción eréctil que ha sufrido un evento cardiovascular, lo primero que se debe hacer es evaluar los factores de riesgo cardiovascular que presenta y determinar si el riesgo es alto, intermedio o moderado (según los criterios de Princeton).

En el caso de Manuel, por ejemplo, quien sufrió un infarto hace 8 meses y las pruebas de esfuerzo han resultado negativas, se podría evaluar de bajo riesgo, y el medico podría valorar reiniciar con seguridad su actividad sexual y recibir tratamiento para su disfunción eréctil por vía oral (ya que no toma nitratos).

 

Dra. Inmaculada García-Bayo

Médico de atención primaria

Compartir en redes sociales:

Archivada en:

Salud sexualEn pareja

Etiquetada con:

CorazónDisfunción EréctilDsifunción EréctilSíntoma centinela