Salud del Hombre
Cuidando la salud del hombre

Andropausia: el envejecimiento del sistema reproductor masculino

15 de mayo de 2018

 

En las mujeres, la llegada de la menopausia marca el final de su etapa reproductiva. Esta aparece cuando los ovarios reducen su producción de hormonas sexuales femeninas, los estrógenos y la progesterona, para finalmente dejar de liberar óvulos que puedan ser fertilizados.

Esta pérdida de fertilidad en las mujeres se produce de forma más o menos súbita, alrededor de los 50 años, y tiene unas manifestaciones inmediatas.

Los hombres, en cambio, no experimentan un proceso equivalente a la menopausia. Aún así, esto no significa que su sistema reproductivo no envejezca, sino que lo hace normalmente de una forma más gradual.

Es lo que popularmente se conoce con el nombre de ‘andropausia’ o ‘menopausia masculina’..

 

Principales consecuencias de la andropausia

Algunos cambios en el sistema reproductivo masculino como consecuencia de la edad están estrechamente relacionados con las alteraciones en la función urinaria.

Es por esta razón que los principales síntomas de la andropausia pasan principalmente por una disminución de la capacidad reproductiva y eréctil, pero también por enfermedades de la próstata que pueden afectar al sistema urinario masculino.

 

  • Fertilidad masculina: La edad no es sinónimo de infertilidad masculina. Se sabe que hombres de avanzada edad pueden seguir engendrando hijos.

Sin embargo, con el paso de los años, la tasa de producción de espermatozoides por parte de los testículos disminuye, así como su capacidad fecundante.

 

  • Niveles de testosterona: Con el paso de los años, los testículos reducen gradualmente la producción de testosterona, la hormona sexual masculina. Esto puede desencadenar en lo que se conoce médicamente como síndrome de déficit de testosterona.

Como consecuencia, puede producirse una pérdida de la libido (deseo sexual) y una disfunción eréctil.

Otros síntomas del déficit de testosterona son el cansancio, los trastornos del estado de ánimo, la disminución de la masa muscular o el aumento de la masa grasa, entre otros. 

 

  • Próstata: Se trata del órgano del sistema reproductivo masculino que contribuye a la producción de semen y que rodea la uretra, el conducto que permite evacuar la orina fuera del cuerpo. A medida que los hombres envejecen, es normal que la próstata aumente su tamaño.

El problema aparece cuando esta crece demasiado, bloquea parcialmente la uretra y se produce lo que se conoce como hiperplasia benigna de próstata.

Esta afección suele caracterizarse por una micción entrecortada, el goteo después de orinar o la necesidad de levantarse por la noche para miccionar. Esta hiperplasia de próstata también puede causar problemas de eyaculación.

Asimismo, estos cambios también hacen que los hombres mayores sean más propensos a tener infecciones urinarias.

Paralelamente, a medida que se envejece, aumentan las posibilidades de sufrir cáncer de próstata, siendo una de las principales causas de muerte entre los varones.

 

  • Disfunción eréctil: La imposibilidad de iniciar o mantener una erección es más frecuente con el paso de los años. Sin embargo, la disfunción eréctil no es consecuencia del simple hecho de envejecer.

Normalmente los problemas de erección son síntoma de alguna enfermedad – como por ejemplo, la diabetes, el colesterol alto y la obesidad – o el efecto secundario de ciertos medicamentos de consumo habitual en hombres mayores. De ahí la importancia de acudir a un médico especialista en disfunción eréctil cuando aparezcan los primeros problemas de erección.

En cualquier caso, es normal que las erecciones se presenten menos seguidas que cuando se era joven y que sea más difícil experimentar eyaculaciones repetitivas.

 

El tratamiento de la andropausia

Muchos de los cambios en el sistema reproductivo masculino que se producen como consecuencia de la edad no se pueden prevenir. Sin embargo, la mayoría de las manifestaciones de la andropausia se pueden tratar satisfactoriamente.

En ese sentido, es importante que los hombres puedan acudir a su médico especialista en salud masculina ante cualquier cambio, molestia o problema relacionado con su sistema reproductivo o urinario.

La razón reside en que el tratamiento de la andropausia no está únicamente enfocado a mejorar las relaciones íntimas, sino también la salud general.

Por su parte, un estilo de vida saludable alejado de la obesidad, el sedentarismo y el consumo de tabaco serán de gran ayuda en la preservación de las funciones de los órganos sexuales y urinarios.

L.ES.MKT.05.2018.4390