Tenemos una Edad
Cuidando la salud del hombre

Mitos sobre la disfunción eréctil: “sólo me ocurre a mí”

14 de mayo de 2017
pareja mito solo me ocurre a mí


Falso: la disfunción eréctil es un problema de salud que tiene una alta prevalencia entre los hombres mayores de 40 años, con impacto significativo en la calidad de vida de los hombres afectados y de sus parejas.

Los resultados del estudio EDEM confirman la importancia del problema, al poner de manifiesto una prevalencia de la disfunción eréctil del 12,1%, lo que implica que aproximadamente 1,5 a 2 millones de varones españoles sufren esta enfermedad. Sin embargo, según los resultados del mismo estudio, sólo el 16,5% de los afectados consulta a un médico1. Esto hace que la disfunción eréctil sea una patología infradiagnosticada e infratratada. A pesar de que el médico de atención primaria parece conocer bien la patología, la tasa de diagnóstico en las consultas es baja situando la tasa media nacional de diagnóstico en el 23,4%2.

Los aspectos culturales, sociales y económicos juegan un papel importante en el diagnóstico, tratamiento y abordaje de las dificultades de erección. Los problemas de erección son todavía un estigma para los hombres que los padecen, a la vez que un tabú para muchos de ellos. De hecho suelen tardar alrededor de 2 años antes de acudir al médico a pedir consejo confiando en que el problema se solucionará solo3.

Esta situación es preocupante, no sólo porque la calidad de vida del hombre con disfunción eréctil se ve seriamente afectada, sino porque se ha comprobado que las dificultades de erección son un importante marcador del estado de salud general del hombre al estar asociada a un mayor riesgo de presentar enfermedad cardiaca. De hecho hay estudios que muestran que muchos individuos con disfunción eréctil sufren un evento cardiovascular entre 2 y 3 años después de la aparición de los primeros problemas de erección.

Por otra parte, el papel de la pareja es fundamental y una de las principales motivaciones para buscar solución a las dificultades de erección, ya que aquel que las padece se siente culpable por no poder satisfacer a su pareja. No obstante, el hombre todavía se muestra reticente a compartir el problema y a implicar a la pareja en el proceso de diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil.

En conclusión, no todos los pacientes tienen la misma actitud hacia la disfunción eréctil ni hablan abiertamente de ella, pero es importante acudir al médico desde que aparecen las primeras dificultades de erección, por su relación con la salud general del hombre y su importancia en la calidad de vida de la pareja.

1. ASESA. Documento de consenso sobre la Disfunción Eréctil. http://www.asesa.org/attach/admin/pro_documentos/Documento_de_Consenso_sobre_DE.pdf
2. ATLAS de la disfunción eréctil en España. http://blog.tenemosunaedad.com/atlas/
3. Estudio EPISTEME. www.prensabayer.com/ebbsc/cms/es/_galleries/otros/dossier/Resultados_Estudio_Individuos-_2012.pdf

L.ES.COM.03.2017.2338

Compartir en redes sociales:

Archivada en:

En parejaSalud sexual

Etiquetada con:

actividad sexualDsifunción Eréctilerecciónsalud sexualDisfunción EréctilImpotencia